Néstor Domínguez

Statement

Publicado el 4 abril, 2014

El arte es una herramienta ante la incertidumbre.

Creo profundamente que el arte es una habilidad humana que responde a una necesidad de recibir placer estético mediante la contemplación y/o la creación. Este placer tiene, en realidad, mucho que ver con el placer del conocer, del saber. El arte es una herramienta que nos permite aprehender el mundo, establecer relaciones entre sistemas simbólicos y también participar en la autoorganización biológica de estos sistemas.

Por ello, en mi práctica artística, mi mayor preocupación viene dada tanto por la creación de relaciones de significado nuevas entre conceptos aparentemente alejados y, a la vez, por la necesidad de entender un poco mejor las herramientas que el arte pone a nuestro alcance para incrementar nuestro conocimiento del mundo. Hay dos corrientes de pensamiento que me han marcado especialmente y que me aportan una manera de mirar poco convencional, ya que son dos corrientes casi opuestas: por un lado, la postmodernidad y, por otro, los actuales paradigmas del conocimiento científico. Pese a que en muchos casos ambas se contradicen, creo que las dos portan algo de verdad si consideramos sus afirmaciones con flexibilidad. Por un lado, la postmodernidad nos ha inyectado una enorme dosis de humildad y una gran cantidad de autoconciencia, así como un gran número de estrategias para trabajar artísticamente con ella. Por otro lado, la ciencia actual es una fuente casi inagotable de conocimiento, pero que a su vez se ve sumamente limitada para tratar ciertos temas. Si se dejan aparte los dogmatismos, la unión de ambos pensamientos puede dar lugar a propuestas sumamente interesantes.

Temáticamente estoy explorando la relación entre el arte y la construcción de conocimiento, el arte y el conocimiento científico y, más recientemente, la relación entre arte y ecología. Para ello me valgo de los medios que más convengan a mis necesidades, siendo los que más he aprovechado, la pintura, la instalación y las imágenes sintéticas generadas por ordenador. En los últimos tiempos estoy utilizando cada vez las imágenes de síntesis digital, por considerarlas uno de los medios más adecuados, más limpios y con más posibilidades. Estas imágenes se traducen tanto en vídeos como en “fotografías” ficticias cuya génesis no es fotográfica pero cuyo acabado mimetiza este medio.

Mis intereses más recientes se centran en el problema de la crisis medioambiental y trato temas sobre la ecología y el cambio climático, donde la perspectiva ética y la simbólica se muestran como los temas más relevantes ante el periodo de incertidumbre en que vivimos. Creo rotundamente que el arte ha estado dormido en los laureles durante demasiado tiempo, girando continuamente en lógicas autorrecursivas que no llevan a ninguna parte. Ante la crisis actual, esto ya no es válido. No necesitamos destapar más agujeros, necesitamos empezar a cubrir los ya detectados hasta el momento. El arte puede ayudarnos a conseguirlo y esto es lo que intento hacer recordar con mi obra.